Inicio
Terapias Holistas
Reprg Facial Holista
Naturopatia
Biores. Quantica
Kinesiologia & PNL
Terapias Manuales

 

 

Biorresonancia Quántica

 

 

       Biorresonancia, del latín “resonare”, como eco prolongación del sonido, y de “bio”, o vida”.

La Biorresonancia cuántica, es un sistema especialmente diseñado para la aplicación de diferentes terapias bioenergéticas, terapia Rife y Moraterapia, cuya aplicación devuelve gradualmente la vitalidad y la salud.  Mediante una retroalimentación nerviosa continua con el paciente, la interface del programa logra procesar millones de datos e información biológica, necesaria para comprender su historia pasada y presente.                                                                                             

De esta manera se aplican las correcciones bioenergéticas necesarias para el restablecimiento del equilibrio en el organismo. Trata de forma integral y holista, todos los planos interrelacionados del Ser, emocional, físico, químico, psicológico, espiritual  y energético, mediante la aplicación de diferentes técnicas terapéuticas, elegidas en función de las necesidades de cada persona.                                       

El SCIO, es un avanzado sistema desarrollado en el campo de las terapia bioenergéticas, que emplea la electro acupuntura para la corrección energética de meridianos, fitoterapia occidental, tradicional china, y ayurvédica, sacro craneal, terapia al ADN, PNL, esencias florales, cromoterapia, terapia de chacras, geoterapia y geometría sagrada.

El sistema rebaja rápidamente los niveles de estrés, la principal causa de desequilibrios en el organismo, y del proceso de envejecimiento, realiza una desintoxicación celular profunda, por lo que se indica en las adicciones, tras fuertes medicaciones, y en las alergias. Mejora la capacidad de los neurotransmisores cerebrales, llevando a una mejora en los estados de ansiedad y depresión, fobias, fijaciones mentales, dificultades de aprendizaje, hiperactividad…

Aunque el propio organismo, dispone de una capacidad innata para su curación y equilibrio, esta respuesta de auto recuperación (homeostasis),  puede verse reducida, comprometiendo seriamente la salud.

La respuesta auto curativa del organismo puede ser estimulada y recuperar su equilibrio,  como base y fundamento de la medicina biológica y natural, y de las medicinas integrativas, cuya finalidad es el equilibrio de la energía vital en el cuerpo. La transmisión de información celular puede ser perturbada de diferentes maneras, alterando su funcionamiento; los diferentes síntomas y enfermedades, manifiestan las oscilaciones celulares anómalas que se han mantenido en el tiempo. La terapia con biorresonancia parte del hecho, de que el cuerpo humano es capaz de transmitir y recibir oscilaciones electromagnéticas, y que esta capacidad, hace posible que de nuevo se logre restablecer la salud, mediante ondas electromagnéticas similares a las fisiológicas, lo que conduce a mejorar la capacidad auto reguladora del organismo, y a recuperar progresivamente el equilibrio que se estaba perdiendo.

La bioenergética, tiene en cuenta que el punto de partida de la enfermedad, se va a originar en la parte energética, antes de que se materialice y manifieste la alteración en el cuerpo. Las oscilaciones fisiológicas, constituyen el lenguaje celular normal y ejerce una función de gestión y coordinación entre los diferentes conjuntos celulares y orgánicos, ayudando a conservar  la armonía de sus funciones. De esta manera, el cuerpo se recupera antes de las agresiones externas, químicas, microbianas, virales, psicológicas y electromagnéticas, a las que se ve continuamente expuesto,  directa o indirectamente.

.

El fundamento de  la medicina oscilatoria, vibracional, bioenergética o de biorresonancia, se basa en que las partículas elementales que constituyen la materia y también nuestro cuerpo, se comportan como ondas, por su naturaleza energética, pudiendo ser  “interferidas”y equilibradas, cuando se le administran al cuerpo, oscilaciones precisas similares, que entran en resonancia.                                                  

Cuando un músico interpreta una determinada canción y sostiene un diapasón en su mano, éste solo resonará, cuando se emita la nota para la que está calibrado, y solo cuando alcance esa nota,  entrará en “resonancia” con la voz, y vibrará. Lo mismo sucede en el organismo humano, que reacciona antes las señales cuyas frecuencias sean semejantes a las propias, cuando transmisor y receptor, vibran al unísono; y de la misma forma sucedería con otro diapasón idéntico, situado en proximidad.  

 Terapia Rife & Sistemas BICOM y MORA

La terapia con Biorresonancia, se basa en el principio de la dualidad materia-energía, aplicada a la biofísica y a la teoría cuántica (Max Planck), ampliamente investigada y aplicada, desde los años 70.                                      

En 1930, el físico ruso Lakovsky publica en Francia su "Teoría de la oscilación celular",  en la que afirma:  " La vida es una cuestión de ondas electromagnéticas y se basa en los principios de resonancia de las mismas". A cada enfermedad le corresponder un «desequilibrio biofísico-energético»; el tratamiento consiste en volver al «equilibrio energético del organismo»

El científico A. Gurvich,  pudo comprobar en sus experimentos, que determinados cultivos de bacterias que se encontraban separados por un vidrio de cuarzo como pantalla antiparasitaria, transmitieron a través del vidrio sus propiedades virulentas, por lo se concluyó que determinadas propiedades celulares, pueden ser transmitidas electromagnéticamente. Veinte años más tarde, el físico inglés, Premio Nobel, H. Frolich, confirma los trabajos de Lakovsky, afirmando que :“ A  cada átomo corresponde un campo eléctrico y electromagnético.” "Las células emiten campos electromagnéticos y parecen comunicarse entre ellas, mediante ondas electromagnéticas". Posteriormente, eminentes físicos y biólogos, continuaron investigando al respecto.

Científicos como el Dr. alemán Fritz Popp (1975) o el australiano Ross Adey (1978), describen las “señales electromagnéticas” como medio de comunicación dentro del organismo de integración celular en los órganos y sistemas de nuestro cuerpo, de una modo rápido y eficiente. El,  Dr. Popp , estudió el ADN como estructura que emite reguladores endógenos, señales de naturaleza electromagnética que instruyen a las células del organismo sobre como funcionar, comportándose como una antena emisora y receptora de señales necesarias, para la vida. 

Adey,  determina además, que las membranas celulares funcionaban también como un centro de comunicaciones dentro del cuerpo, oscilando o resonando con unas características mensurables de forma, frecuencia y amplitud típicas para la célula: “ ventana de Adey”. Dentro de estos criterios, las células regulan sus actividades, envían y reciben información, a su entorno, y pueden pues, ser estimuladas desde el exterior de forma positiva, como sucede en la biorresonancia, o bien negativa, como en las ondas de telefonía móvil, CPU, Wifis y otros campos eléctricos o magnéticos, del entorno.

De concebir los acontecimientos de nuestro organismo como reacciones bioquímicas realizadas por medio de neurotransmisores u hormonas, pasamos a una concepción biofísica de la integración del organismo, pues todos los mecanismos inherentes a la vida se rigen mediante "ondas electromagnéticas",  un cambio de paradigma en la comprensión de los fenómenos, que rigen nuestro cuerpo.

Los estudios del ingeniero e hidrólogo francés L.C. Vincent, creador de la Bioelectrónica y cofundador con el Dr. Morell, de la Sociedad Internacional de Bioelectrónica Vincent,  facilitaron la comprensión de estos procesos. Vincent, se dedicó a estudiar el impacto de las propiedades fisicoquímicas del agua corporal y de los líquidos biológicos en el mantenimiento de la salud. El agua resultaba el principal intercomunicador celular, capaz de almacenar esta energía electromagnética, por la estructura bipolar de su molécula, y lo hará tanto mejor cuanto más libre esté de minerales y de sustancias nocivas en solución.

En los sistemas de terapia Mora, se empleó las informaciones electromagnéticas de cada paciente obtenidas por filtros y sistemas de amplificación; de esta manera poder identificar las vibraciones inarmónicas y neutralizar las oscilaciones con su opuesta, de similares características. Se profundiza en los estudios científicos de Pischinger, Voll, Schumacher y sobre todo, de Hans Brügemann, quien acuña el término Biorresonancia asentando sus principios.

Ilya Prigogine, Premio Nobel de Química, o F. A. Popp también demostraron, que "las células y los órganos se comunican gracias a campos coherentes de ondas electromagnéticas  vinculadas, a la esencia de la vida".         Popp añadió, que la enorme cantidad de información que precisa un organismo vivo sólo puede ser transmitido mediante oscilaciones electromagnéticas vibrando a la velocidad de la luz.

Ahora bien, la transmisión de información celular puede ser perturbada de diferentes maneras, llegando a alterar, el funcionamiento celular. La enfermedad sería un estado, provocado por oscilaciones celulares incorrectas mantenidas en el tiempo, que se han acumulado provocando, ciertos fenómenos o reacciones patológicas.

.                  

Raymond Rife. Pionero en la terapia de frecuencias contra el cáncer.

“ Afortunadamente, su muerte no fue el fin de su terapia electrónica. Algunos doctores e ingenieros sensibles a su trabajo, reconstruyeron sus instrumentos de frecuencia y mantuvieron su genio vivo. La tecnología de Rife llegó a ser de público conocimiento otra vez en 1986, con la publicación "The Cancer Cure That Worked, por Barry Lynes", y otros materiales acerca de Royal Rife y su trabajo monumental.”

http://www.electroherbalism.com/bioelectronics/rifebare/biography%20of%20royal%20rife.htm

 

 

 

  

 

 

 

 

 

 

 

                                                                                                                                                                                                                                                                                               

 

 

BIODHARMA
rbk@biodharma.es